lunes, 19 de enero de 2015

POESÍAS SATÍRICAS, JOCOSAS Y CRÍTICAS DE MADRID

POESÍAS SATÍRICAS. JOCOSAS Y CRÍTICAS

                Ruego al lector de esta entrada  que me disculpe porque, en vez de hablar sólo de tabernas, empiece presentando un libro  mío sobre "Poesías satíricas, jocosas y críticas de Madrid" editado por Ediciones La Librería y  en el que, a través de los siglos, las gentes de Madrid han criticado, se han burlado y zaherido de convecinos , de su ciudad y hasta de ellos mismos. 

"Quevedo contra Góngora; éste contra Quevedo y Lope; Villamediana contra todos y todos contra Alarcón. La chispa madrileña, siempre dispuesta a zaherir, criticar y burlarse hasta de ellos mismos, encuentra entre estos genios del XVII  su expresión más elevada. Lanzan sus envenenadas sátiras contra escritores, políticos,  clero, lugares y monumentos madrileños burlándose asimismo de  sus convecinos con especial atención  para los cornudos.
En el XVIII tenemos también buenos escritores satíricos como  Moratín, Meléndez y  Gregorio de Salas .En el XIX, con las convulsiones políticas y la aparición de muchos periódicos de humor, las sátiras, tanto en prosa como en verso, aumentan  extraordinariamente. Nadie se salva de los puyazos de Manuel del Palacio, Martínez Villergas, Modesto Lafuente, Larra, Bécquer y Mesonero Romanos. Ya en el siglo XX encontramos también muchos  autores satíricos: desde Muñoz-Seca, José Bergamín y  Pérez Creus  a  Sabina pasando por Campmany, Mingote  y Ussía entre otros.
Como observará el lector, muchas de estas poesías  están de rabiosa actualidad. Sus afiladas críticas a la corrupción  y al robo por parte de los políticos; a la relación con Cataluña; a la actuación del Congreso y el Senado y al bipartidismo, parecen escritas  ayer y algunas son de hace casi 400 años."




                Como no podía ser de otra manara, en el libro hay muchas referencias a las tabernas madrileñas. Algunas de ellas son las que vemos a continuación:   
                                          
 Habiendo notado el escritor Gregorio de  Salas la gran concurrencia de gentes que había en las iglesias y tabernas un día de las ánimas, dijo a un amigo suyo:

                                                       En el día de difuntos,
                                                       mucho más que en todo el año,
                                                      veo llenas las iglesias
                                                      y las ermitas de Baco.[1]

             Chueca en “Los Barrios Bajos” introduce este cantable:

                                                         Sirve el vino pa alumbrar.
                                                         Y mejor que el gas y el sol
                                                         alumbrarían Madrid
                                                         “lamparillas “ de Chinchón.
                                                         El que bebe tres copas
                                                         y no da un tropezón,
                                                         al andar por las calles
                                                         pue servir de farol.[2]

               A uno que entraba a beber en una taberna madrileña, porque estaba enamorado de la tabernera., Gregorio de Salas le dedica estos versos:

                                                            Con diferentes intentos,                           
                                                           que a beber viene imagino;
                                                           pues él en sus pensamientos
                                                           por el vaso bebe el vino,
                                                           pero por ella los vientos.[3]

               El poeta y escritor satírico León de Arroyal   exagera un poco, en cuanto al número de tabernas de Madrid,  cuando dice:

                                                         Para todo Madrid sobran
                                                         una o dos bibliotecas,
                                                         y ni la mitad alcanzan
                                                        más de cuatro mil tabernas.[4]

           En el Censo del Estado General de la población de Madrid  “de Godoy” de 1797 hay  480 taberneros, lejos pues de los 4000 de la copla.
Mas exagerados aún son los siguientes versos de Navarro Gonzalvo 

                                                       Treinta mil tabernas
                                                       me han dicho que hay en Madrid,
                                                       y esto a mi me quita el sueñu
                                                      y no me deja dormir…
                                                      -¡Bah, Si las hay, que las haiga!
                                                      -¡Pues no puedo ser feliz!
                                                      -¿Por qué?
                                                      -¡Porque ya soy viejo,
                                                      y voy a morirme sin
                                                      poder visitarlas todas!
                                                     ¿Soy u no soy infeliz?.[5]

               La fama que, bien ganada, tenían los taberneros de aguar el vino es motivo de muchas poesías críticas. Esta de Quevedo se refiere a un vendedor de vino.

                                                       Con nombre de Valdemoro,
                                                       vende, por azumbres, charcos:
                                                       ranas, en vez de mosquitos,
                                                       suelen nadar en los vasos.[6]

               Tirso de Molina, en “El caballero de Gracia” hace referencia al vino aguado que se vendía en Madrid

                                                       Que aquesta Corte encantada
                                                       al vino imitar procura,
                                                       pues ni en ella hay verdad pura
                                                       ni amistad que no esté aguada.[7]

Lope de Vega  también se mete con los taberneros madrileños cuando le comenta a Madrid las nuevas  fuentes que se ponen .

                                                        Aunque para ser eternas
                                                        agua en conductos traéis,
                                                        por más fuentes que labréis,
                                                        más tenéis en las tabernas.
                                                        Porque sin ser muchos los daños
                                                        del medir los taberneros,
                                                        más agua tienen los cueros
                                                       que los bronces de los caños.[8]

               Otro de los grandes poetas del Siglo de Oro, Góngora, nos habla también de los que “cristianizan” el vino.

                                                       Ya el tabernero procura
                                                        impetrar un beneficio,
                                                        pues ejercita el oficio
                                                       de bautizar sin ser cura,
                                                       porque dicen que es locura
                                                       vender el vino cristiano.[9] 

               Hablando de la fuente que abrió San Isidro para Vargas, su amo, que al beberla “llamóla licor divino”, dice Burguillos:

                                                        Y aunque dijera de vino
                                                        que no pecara, advertid
                                                        porque en vinos de Madrid
                                                        lo mismo es agua que vino.[10]

                En 1623 se hace una corrida de toros en honor del Príncipe de Gales. Llovió tanto en el festejo, que en un romance que escribió Quevedo decía.

                                                        Floris, la fiesta pasada,
                                                        tan rica de caballeros,

                                                        si la hicieran taberneros,

                                                        no saliera más aguada.

                                                       Yo vi nacer ensalada

                                                       en un manto en un terrado,

                                                       y berros en un tablado.[11]


               En el recibimiento a la esposa de Felipe II doña Ana de Austria en 1572 se plantó un arco  dedicado a Neptuno por el que salía vino. Juan Gracián  nos narra en estos versos la petición que se le hizo a Neptuno.
                                                       El agua amarga y salada
                                                       en vino volved, Neptuno
                                                       porque no haya triste alguno.
                                                       Respuesta de Neptuno.

                                                       Mi alegría ha sido tanta,
                                                       con esta reina que vino,
                                                      que mis aguas ya son vino.[12]

                Baltasar de Alcázar  cuando viene a Madrid divulga  los versos de “En Jaén donde resido” a los que pertenece esta redondilla.

                                                         Por Nuestro Señor, que es mina 
                                                         la taberna de Alcocer: 
                                                         grande consuelo es tener 
                                                         la taberna por vecina.[13]

               Tanta era el agua que añadían al vino que, como las fregonas cuando echaban el agua sucia a la calle, Quevedo, en esta letrilla jocosa,  dice que:

                                                        Mandádose a pregonar
                                                        que digan, midiendo cueros,
                                                       "Agua va" los taberneros,
                                                       como mozas de fregar;
                                                       que dejen el bautizar
                                                       a los curas de Madrid.[14]

              Francisco de  Rojas  no cuenta, en esta poesía picaresca,  cómo  convertir el agua en vino sin necesidad de milagros.

                                                        Fue desta suerte: 
                                                        como el cristiano está ardiente, 
                                                        esta bota procuré,
                                                        y azumbre y media le eché 
                                                       de agua en aquella fuente.

                                                       Y a esa taberna primera 
                                                       que está en el mercado fui: 
                                                       cuatro azumbres me eche aquí, 
                                                        la dije a la tabernera;
                                                       y cuando llena tenia 
                                                       la bota, dije afligido: 
                                                       por Dios , que se me ha caído 
                                                       un real de a ocho que traía. 
                                                       Rota está la faldriquera , 
                                                       cayóseme en el camino; 
                                                       — Pues vuélvame usted mi vino, 
                                                      repitió la tabernera, 
                                                      que con eso se remedia. 
                                                      —Daré lo que usted me ha dado, 
                                                      dije, que yo había tomado 
                                                      de otra parte azumbre y media. 

                                                      Ella su vino midió; 
                                                      bien que al medirlo gruñía,
                                                      y el agua que yo traía 
                                                      hecha vino se quedó. (…)


                                                     Si ello es vino de Madrid, 
                                                     Tan agua será como antes.[15]


                Azumbre: Medida de capacidad para líquidos, que equivale a dos litros y 16 cl.

                La bodega de Tomé era una taberna de Lavapiés  que cita Lope de Vega.

                                                       El vino de esta taberna
                                                      se trasiega en La Membrilla.
                                                      Advertid que es maravilla
                                                      la bodega de Tomé,
                                                      pues quien entra en ella a pie
                                                      sale hincando la rodilla
                                                      y dando un beso al tonel.[16]

    A principios del siglo XX se adelanta el horario de cierre de las tabernas. Los noctámbulos clientes de las tascas protestan:

                                                         Se cierran las tabernas
                                                         a las doce de la noche
                                                         no sabe uno que hacer.
                                                         y se cierran los cafés
                                                         Si quiere un ciudadano
                                                         cenar de madrugá.
                                                         que se meta en el Casino
                                                         que con esos no va ná [17]

               “La Cruzada fue una famosa taberna fundada al parecer en 1827 y de la que ya hemos hablado en otra entrada  de este blog.

                                                        Porque en toda la barriada,
                                                        ni en ningún barrio vecino,
                                                        hay tasca tan delicada,
                                                        ni que tenga tan buen vino
                                                        como tiene La Cruzada.[18]

                El periodista F. Cabiedes ve en la puerta de la taberna un rótulo que dice: “Aquí se guisa de comer” y se le ocurren estos versitos.

                                                         Aquí se guisa de comer
                                                         veo en el letrero decir;
                                                         como si pudiera ser
                                                        que guisaran de beber
                                                        de calzar o de vestir.[19]

El también periodista  Pedro Lozano  nos deja estos graciosos versos:

                                                         Llegó a Madrid un gallego
                                                         procedente de la Habana,
                                                         en donde a fuerza de penas,
                                                         quince onzas ahorrara.
                                                         Un buen amigo le dijo:
                                                         -Si quieres, Pedro Carranza,
                                                         a medias los dos pondremos
                                                         una taberna: ¿te agrada?
                                                         -Si tal
                                                         -Pues tu pondrás el vino
                                                         -Y tú ¿Qué pondrías?...
                                                         -El agua.[20]

Agustín Moreto nos narra las peripecias de un borrachín.

                                                         Un hombre se iba azotando
                                                         por la calle iba corriendo
                                                         y en cuanta taberna hallaba
                                                         hacía estación y estaba
                                                         un cuarto de hora bebiendo.
                                                         Díjole uno, mirad que hoy
                                                         beber tanto es desvarío,
                                                         y el respondió: Señor mío
                                                         mientras bebo no me doy.[21]

Juan Francisco de Tejera en su “Mojiganga de las Casas de Madrid” de 1660  nos hace un repaso de los vinos que se bebían en la Corte, o al menos en la famosa taberna de los “Cien Vinos”, que ya existía en 1660 en la calle  del Olivo (actual  calle de Mesonero Romanos). El chispita sale de la casa…

                                                        De los Cien Vinos, que dando
                                                        traspiés de puro Cazalla,
                                                        columpios de San Martín,
                                                        vaivenes de Rivadavia,
                                                        estornudos de Lucena
                                                        y bostezos de Peralta
                                                        hacia acá vengo.[22]

            En el siglo XVIII José Julián de Castro (1723-1762) escribe una  divertida jácara como despedida de Madrid de un majo del Barquillo que, por su mala cabeza, va  a “servir” al rey en los presidios de África. Añorante dice adiós a las tabernas.

                                                          Adiós, ilustres tabernas
                                                          adiós, ricos bodegones,
                                                          donde todo cuesta un ojo,
                                                          y el que no suda no come.[23]







BIBLIOGRAFÍA.-
[1] Salas, Francisco Gregorio de: “Colección de los Epigramas y otras poesías Críticas, Satíricas …”
[2] Espina, Antonio: “Las tertulias de Madrid”
[3] Salas, Francisco Gregorio de: “Poesías”
[4] Rey Hazas, Antonio:“El vino y su mundo”
[5] Revista “Madrid Cómico” (7/4/1894)
[6] Rey Hazas, Antonio:“El vino y su mundo”
[7] Rey Hazas, Antonio:“El vino y su mundo”
[8] Herrero García, Miguel:“Oficios populares en la sociedad de Lope de Vega
[9] Herrero García, Miguel:“Oficios populares en la sociedad de Lope de Vega
[10] Revista “Historia y Vida” nº 247
[11] López Izquierdo, Francisco: “Plazas de toros  de Madrid”
[12] Rey Hazas, Antonio:“El vino y su mundo”
[13] Mena, José María  de:“Historias notables de Madrid”
[14] Rey Hazas, Antonio:“El vino y su mundo”
[15] Rojas,  Francisco de:“Lo que quería el marques de Villena”
[16] Rey Hazas, Antonio:“El vino y su mundo”
[17] Blas Vega, José. “Los cafés cantantes de Madrid”
[18] Montero Vallejo, Manuel :“Madrid musulmán, cristiano y bajo medieval”
[19] Revista  “Madrid Cómico”
[20] Almanaque Festivo de 1878
[21] “Floresta Cómica”
[22] Rey Hazas, Antonio:“El vino y su mundo”
[23] Gil, Bonifacio: “La fama en Madrid”