lunes, 20 de enero de 2014

BODEGAS ALFARO




BODEGAS ALFARO


               En torno a 1918 llega a Madrid, procedente del pueblo soriano de Villar de Maya, Manuel Alfaro Lería nacido en 1899. Antes que Manuel, y desde el mismo pueblo,  vino Saturnino Casas quien abrió varias bodegas por la zona de San Francisco el Grande: en el nº 6 duplicado (actual número 8) de la Carrera de San Francisco, en el nº 23 de la calle Ventosa y en el nº 24 de la calle Humilladero. En la primera de estas, la de la Carrera, fue donde empezó a trabajar el joven Alfaro.

               Saturnino Casas inaugura en 1923 las Bodegas Casas del número 23 de la avenida Ciudad de Barcelona, bodega que aún existe y está  regentada por Gregorio, el nieto de Saturnino. Al abrir esta bodega se va desprendiendo de las tres  antes apuntadas. Hacia 1924 Manuel Alfaro, ya casado con Hilaria, le compra a Saturnino la bodega de San Francisco. En ella permanecen muchos años hasta que, en torno a 1960, la venden a Policarpio Díez ,"Poli", personaje entrañable y castizo, que trasforma la bodega en un bar del que recordamos sus célebres navajas a la plancha. Tras su muerte prematura y, después de un periodo en el que estuvo al frente una hija, venden el local  y  ahora es  una taberna moderna.


Bodegas Casas en la Carrera de San Francisco hacia 1922.
A  la izquierda Manuel Alfaro Lería (Foto cedida por Manuel Alfaro García)

Bodega de la Carrera de San Francisco hacia 1922. En primer plano y en horizontal, Manuel Alfaro Lería; detrás, con sombrero, su mujer.  ¡Y el vino a 50 cmts!.(Foto cedida por Manuel Alfaro García)


 Muy elegantes, Manuel Alfaro García y una de sus hermanas, frente a la bodega
de la Carrera hacia  1960 (Foto cedida por  Manuel )

               Del matrimonio de Mamuel e Hilaria nacen cuatros hijos: dos chicas, que se independizaron profesionalmente, y dos chicos, Pablo y Manolo, que serán los continuadores del negocio del padre.

               Pocos años después de comprar la  bodega de la Carrera, Alfaro amplia el negocio adquiriendo otra bodega, que ya existía desde 1911, en el número 84 de la calle Amparo.

               Alfaro coge esta bodega hacia 1925.  En 1946 entra como empleado José Rico procedente de del pueblo soriano de Diustes próximo a Villar de Maya, el pueblo de los  Alfaro. Con sólo 16 años, hace de comodín  trabajando en cualquiera de las tres tabernas de  Manuel Alfaro. En 1967 pasa a ser encargado de la de la calle Amparo adquiriéndola en propiedad en 1985.

Bodegas Alfaro en el nº 84 de la calle Amparo  hacía 1960  (Foto cedida por José Rico)
               Esta taberna tiene una cueva con grandes tinajas donde se almacenaba el vino antes de subirlo a las cubas que aún hay detrás del mostrador. Según José, en los años sesenta se vendían 60 arrobas de vino (casi mil litros)  a la semana.
               José ya esta jubilado y al frente de la bodega están su hijo del mismo nombre y la esposa de este, Carmen, quienes, además de simpatía,  nos ofrecen   buenas conservas a precios muy razonables, así como deliciosas raciones y aperitivos que, cocinados por manos expertas  en Getafe, llegan a la calle Amparo con todo su sabor. Además de la ensaladilla, los boquerones en vinagre y el pisto manchego, podemos probar algo un poco más sofisticado como  las albóndigas en salsa de puerro, el pollo en salsa de azafrán, el bacalao ahumado con piquillos y las potentes patatas sorianas. Todos estos manjares los podemos regar con cerveza, vinito o el clásico vermut de grifo.
José y una clienta bien "peiná" en la bodega de calle .Amparo (Foto cedida por José Rico)


Bodegas Alfaro  en los años 70 (Foto cedida por José Rico)


Raciones a precios competitivos y la radio que,durante décadas,ha sido  testigo
no mudo del devenir de esta bodega (aún funciona). (Foto de A. Pasies)

Pequeña cuba "estilo velazqueño" en la que se guarda
el delicioso vermut de grifo (Foto de A. Pasies)

    

               Finalmente, en 1929 alquila Alfaro  a Manuel Nieto la bodega de la calle del  Ave María, 10 (realmente es calle del Olmo, 25) por doscientas pesetas al mes.
               A causa del incendio de un contenedor, el fuego se propagó  a las maderas de la fachada de la bodega quedando después del arreglo con el aspecto actual.


Acpecto actual de las Bodegas Alfaro de la C/.Amparo (Foto del autor)
               Esta bodega ya existía  en 1909, como venta de vinos al por mayor, a nombre de Isidoro Villalobos. Antes de alquilarla Alfaro la regentaba Fulguencio Carretero propietario de otra taberna a la entrada de la calle Magdalena, en la acera de los impares. En la última reforma de 1997 debajo de los rótulos de Alfaro apareció el nombre de Carretero.

               Así como Pablo estuvo más en la bodega de la calle Amparo, Manolo trabajo  prácticamente siempre en esta del Ave María hasta su jubilación en 1997. Los antiguos clientes aún recordamos unas anchoas soberbias que le traían desde Santander y unos berberechos enormes que daba ¡de aperitivo!.

             Al jubilarse Manolo, y después de una reforma, se hicieron cargo de la taberna tres socios quedando ahora el local en manos de dos de ellos: Miguel y Ángel.

               Con una cerveza bien tirada, vermut  y una  interesante oferta de vinos, podemos acompañar  la gran variedad de conservas de calidad, las anchoas y el salmorejo cuando se acerca el verano..
Bodegas Alfaro  en la calle del Ave María hacia 1960 (Foto cedida por Manuel Alfaro)




Los hermanos Manuel y Pablo Alfaro en la bodega de la calle  del  Ave María. A la derecha la preciosa grifería de cinco caños ya desaparecida  (Foto cedida por Manuel Alfaro García)









Artística fotografía de Manuel Alfaro en su bodega de Ave María  (Foto cedida por Manuel Alfaro)
Bodegas Alfaro en la actualidad  (Foto de T. Cecilia)

Interior de Bodegas Alfaro (Foto de T. Cecilia)
          De la familia Alfaro no  solo Manuel  fue tabernero ya que, entre hermanos, cuñados y primos, llegaron a regentar nueve Bodegas Alfaro. Además de las tres ya mencionadas de Manuel , su hermano Galo tenía  tres en la calle Francisco Silvela, una de ellas en el número 69. Dos primos de Manuel, Hilario y José Munilla, se establecieron en la calle Viriato número 11 y en el paseo de Extremadura número 140 respectivamente. Por último, Teodoro abrió otra en el número 146 de la calle Santa Engracia, entonces esquina a Maudes.


AGRADECIMIENTOS.-

Esta entrada del blog no hubiese sido posible sin la imprescindible colaboración de.
-- Manuel Alfaro García (Manolo)
-- José Rico (Pepe), su hijo y Carmen, de la calle Amparo
-- Miguel, de la calle del Ave María.

4 comentarios:

  1. Genial entrada, unas historias muy interesantes y unas fotos maravillosas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Me alegro que te haya gustado. Las fotos tuyas de Alipio Ramos me parecen geniales.Ya te añadido a mis a mi lista de blogs preferidos. Hasta pronto

    ResponderEliminar
  3. Un reportaje sensacional sobre una interesante saga de taberneros que nace con Bodegas Casas. Si no recuerdo mal, Saturnino había sido pastor en Soria, antes de convertirse en tabernero.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, me alegro que te haya gustado.Hasta pronto.

      Eliminar