sábado, 8 de marzo de 2014

TABERNA LA CRUZADA


TABERNA LA CRUZADA

               A la entrada de la calle de la Cruzada, junto a la plaza de Santiago, en el número 1, estuvo durante más de siglo y medio una famosa taberna con parroquianos muy ilustres, incluso algún que otro rey; La Cruzada se llamaba el establecimiento y, según rezaba el rótulo de su fachada, fue fundada nada menos que en 1827 por un aguador de la calle Mayor apellidado García Posadas. En 1861 está a nombre de Carlos García; en 1900  su propietario era Andrés García que además de tabernero era cosechador y en 1911 Eugenia García; probablemente  todos ellos  descendientes del aguador. En los años 20 y 30 del pasado siglo el tabernero es  Lucio Sanz; posteriormente se hace cargo del establecimiento Tiburcio Alonso hasta su cierre definitivo en 1975.
El Heraldo (25/11/1890)

               Anteriormente, entre 1823 y 1830, tenemos noticia de una taberna en la misma calle pero sin localizar, cosa comprensible pues la numeración  de las casas como la conocemos ahora es de 1835; su propietario era Paco Trigo y, puesto que en la calle de la Cruzada no encontramos ninguna taberna más en esa época, es muy probable  que nos estemos refiriendo a la misma con lo que la fecha de 1827 se queda corta.

Exterior de La Cruzada  a principio del S-XX
                                           

Versión naïf de la foto anterior



         
                  Manuel Montero Vallejo nos habla de los parroquianos y del ambiente de la tasca que fue "cita durante siglo y medio de aguadores, alabarderos, políticos, intelectuales y literatos, con sus diminutos y  entarimados salones que entorno a la frasca de mostagán y a manjares enemistados con la úlcera acogieron desde los días románticos a inolvidables tertulias, conservaba como oro en paño y máximo galardón la copa en que, según la tradición, trasegó más de una vez su limpia de aguardiente el castizo don Alfonso XII"

               Efectivamente,  siempre se dijo que Alfonso XII , para librarse de sus tribulaciones y poder sobrellevar  mejor sus lutos, se escapaba del Palacio Real para, de forma anónima, tomar un trago y charlar con los parroquiano de La Cruzada. Hasta el cierre de la taberna se conservaban algunas copas que, según Tiburcio, el Rey regaló a García Posadas.

Esta es la copa  reservada para Alfonso XII

Otros clientes  de relieve fueron el general Primo de Rivera, muy asiduo y a veces acompañado de su hijo José Antonio compartiendo local con Prieto, Largo Caballero y el alcalde de Madrid  Pedro Rico.
Por aquí pasó toda la Generación del 98: Azorín, Valle-Inclán, Baroja y Maeztu.
El torero Vicente Pastor y el pintor Ignacio Zuloaga, que no se perdía taberna,  paraban  por  aquí a menudo, así cono Díaz Cañabate o Mingote.
A los poetas también les gustaba trasegar en esta tasca. A Eduardo Alonso se le puso un mosaico en su recuerdo cuando falleció. José García Nieto, Manuel Alcántara o el popular y autodidacta Manolito el Pollero hacían aquí sus tertulias poéticas. A uno de estos clientes poetas se deben estos versos en homenaje a la taberna. Primero nos habla de sus clientes:
A ella acuden escritores, 
van obreros, van señores,
van bellísimas doncellas
¡ Vive Dios que ellos y ellas
                                                                  son muy buenos bebedores!
y acaba con el piropo final:

Porque en toda la barriada,
ni en ningún barrio vecino, 
hay tasca tan delicada,
ni que tenga tan buen vino
como tiene La Cruzada

Exterior de la taberna en 1956. Foto Santos Yubero (ACM)


Precioso y antiquísimo mostrador de La Cruzada . Foto Santos Yubero, 1956 (ACM)

¿Qué es lo que se comía en La Cruzada. El periodista Rodríguez Alfaro no lo cuenta: "Aquí se tomaba lechón al horno, cordero con patatas, tortilla a la española, sopas de ajo y vino de Valdepeñas escanciado en jarras de Talavera. Era el más típico de los rincones para el entusiasta en hallar escondrijos acogedores.. El servicio siempre era diligente, y el agasajo, pródigo"
Volvamos al poeta:

Qué callos más  exquisitos,
que bueno el cordero asado;
como está el jamón curado
con un par de huevos fritos;
qué rico el lomo adobado.


Perico Chicote "medidor" en La Cruzada. Foto Santosa yubero, 1956 (ACM)


Interior de La Cruzada. Tiburcio  desmantelándola antes de su cierre definitivo en 1975

Tiburcio Alonso en la puerta de La Cruzada poco antes de su desaparición en 1975




Fotograma de la película "El último Caballo" en la que aparece "La Cruzada"
Calle de la Cruzada en los anos 60. Al fondo a la derecha estaba la taberna

   

Calle de la Cruzada: a la izquierda estaba nuestra taberna (Foto del Autor

               Esta taberna  está citada en el libro de Luis Romero "Las tabernas de España", en el de Luis Agromayor "Las tabernas de Madrid". También José Luis Sampedro  habla de ella en "Octubre, Octubre": "taberna modelo, La Cruzada, eterna en mi recuerdo, achicando a los cafés morunos  y a los bistrots y los pubs  (...)  ¡el sabor de mi infancia!". Las migas con tropezones costaban veinte pesetas. "Me metió en el cuartito  a la derecha, con sus azulejos  (...)  buen vino de Noblejas, don Luis...¡Que le aproveche!"

               Como curiosidad,  veamos dos noticias que aparecen en la prensa, de sucesos acaecidos en "La Cruzada" y un anuncio del local  en los días mas trágicos  del asedio de Madrid en  plena Guerra Civil

Monedero falso
               Al intentar pasar una moneda de dos pesetas, falsa, en la taberna de la calle de la Cruzada, 1, fue detenido por el guardia ciclista 1.866, Ramón Alvarez García, que habita en la Cuesta de Javalquito, 3. (El Globo, 20/2/1923)

Por una mala jugada
               En una taberna establecida en la calle de la Cruzada, número 1, se hallaban anoche jugando a las cartas Juan Jiménez Cabezas, de sesenta y tres años, domiciliado en la plaza de Santiago, núm. 2, y Mariano Jiménez, de veinticuatro.Una mala jugada originó una violenta discusión, que degeneró en riña. De ella resultó herido Juan con lesiones de pronostico reservado (La Libertad , 18-5-1929).


               Con la desaparición de la taberna de la calle la Cruzada, con el mismo nombre y con algunos recuerdos de la anterior, como sus mesas redondas y taburetes, se abre un nuevo local muy próximo al anterior, en la calle de la Amnistía.
Antiguo rótulo de la vieja taberna  trasladado a la nueva de la C/. Amnistía



La Cruzada en su nuevo emplazamiento   (Foto Cecilia- Pasies, 1985)




La nueva Cruzada en la actualidad  (Foto dondeviajamos.com)


Interior de la nueva Cruzada  Arriba al fondo el rótulo de la antigua taberna (Foto Offerum.com)



BIBLIOGRAFÍA.-

Hemeroteca Nacional
Anuarios (varios años)
Varios periódicos
Agradecimiento a los regidores de  la nueva Cruzada  de la calle Amnistía por su colaboración



5 comentarios:

  1. Desde La Sacristía del Caminante recomendamos la consulta de uno de nuestros artículos más populares, sobre algunos de los parroquianos de los Tabancos Jerezanos, titulado "Parroquia Pura":

    http://www.lasacristiadelcaminante.com/2014/05/parroquia-pura.html

    Espero lo disfruten!!

    ResponderEliminar
  2. Interesante lo de los Tabancos jerezanos. ¿de que fecha son los más antiguos?

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio: Me encanta tu blog por lo bien documentado y por darnos a conocer tabernas que fueron historia en nuestro Madrid y que gracias a ti las conocemos. Por favor, no tardes tanto en obsequiarnos con con nuevas entradas. Un saludo. Leonor

    ResponderEliminar
  4. Gracias Leonor: Me alegra que aprecies estos trabajillos. Te prometo ser más constante. Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  5. He entrado por casualidad en este blog y me partece muy interesante ¡Las viejas tabernas! ¡Que delicia!. Un saludo afectuoso esperando nuevas entradas. Marta86

    ResponderEliminar